INICIO > Blog

cistocele

El cistocele es una afección específica de prolapso genital que ocurre cuando la vejiga se desplaza hacia la pared vaginal anterior debido a la debilidad de los músculos y tejidos de soporte del suelo pélvico.

¿Por qué se produce la cistocele?

El cistocele se produce debido a varios factores que pueden debilitar los músculos y tejidos de soporte del suelo pélvico, incluyendo:

  1. Parto vaginal: El esfuerzo del parto, especialmente si es prolongado o complicado, puede dañar los músculos del suelo pélvico y los tejidos de soporte.
  2. Envejecimiento: Los tejidos pélvicos pueden debilitarse debido a cambios hormonales y a los efectos del envejecimiento.
  3. Factores genéticos: Algunas mujeres pueden tener una predisposición genética a desarrollar cistocele o a tener una estructura pélvica más débil.
cistocele
cistocele

Síntomas del cistocele

Los síntomas pueden variar en gravedad y pueden incluir:

  1. Sensación de presión o pesadez en la parte baja del abdomen o en el área vaginal.
  2. Protuberancia o abultamiento en la pared frontal de la vagina, que puede hacerse más evidente después de estar de pie o hacer esfuerzos.
  3. Dificultad para vaciar completamente la vejiga.
  4. Incontinencia urinaria, especialmente al toser, estornudar o realizar actividades físicas.
  5. Necesidad de empujar hacia abajo con los dedos para vaciar completamente la vejiga.

Tratamientos Ginecológicos

El tratamiento para el cistocele dependerá de la gravedad de los síntomas y la afectación en la calidad de vida de la paciente.

Algunas opciones de tratamiento pueden incluir:

  1. Ejercicios del suelo pélvico: Los ejercicios de Kegel y otros ejercicios destinados a fortalecer los músculos del suelo pélvico pueden ayudar a mejorar los síntomas y evitar que el prolapso empeore.
  2. Uso de pessarios: Un pessario es un dispositivo de apoyo que se coloca en la vagina para mantener los órganos pélvicos en su lugar y aliviar los síntomas.
  3. Terapia hormonal: En algunas situaciones, como durante la menopausia, la terapia hormonal puede ayudar a mejorar la salud de los tejidos pélvicos.
  4. Cirugía: En casos graves o cuando otros tratamientos no son efectivos, se puede considerar la cirugía para reparar los tejidos debilitados y restaurar los órganos a su posición anatómica adecuada.
  5. Láser Ginecológico de diodo.

Es fundamental que las mujeres que experimentan síntomas de cistocele consulten a su ginecólogo de confianza para obtener un diagnóstico adecuado y recibir el tratamiento láser más apropiado para su situación particular.

Compartir
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp
Entradas Relacionadas

Categorías

Artículos Recientes