INICIO > Blog
Condilomas Acuminados

Condilomas Acuminados

Qué son los Condilomas Acuminados

Los condilomas conocidos como verrugas genitales o condilomas acuminados, son lesiones benignas causadas por la infección del virus del papiloma humano (VPH).

Actualmente, se considera una de las infecciones de transmisión sexual más frecuente.

Se observan verrugas o lesiones sobreelevadas de distinto tamaño (desde pocos milímetros a varios centímetros) con la superficie rugosa, adoptando una forma que recuerda a una coliflor o a una cresta de gallo. Habitualmente afectan a la vulva (labios mayores, menores, clítoris, introito), pero también pueden observarse en la zona perianal o anal, así como en la vagina y cuello del útero.

Síntomas de los Condilomas Acuminados

Los condilomas son lesiones generalmente asintomáticas. Sin embargo, dependiendo del número, tamaño y localización, pueden provocar síntomas leves como picor, escozor, sensación de irritación o inflamación y con menos frecuencia dolor o incluso sangrado con las relaciones sexuales.

Con relativa frecuencia el mayor impacto de esta enfermedad en las pacientes y en sus parejas radica en las implicaciones sexuales y los aspectos psicológicos derivados de su naturaleza (ansiedad, vergüenza, preocupación por la transmisión…etc).

Condilomas Acuminados durante el embarazo

La infección por VPH o la presencia de condilomas acuminados durante la gestación no provocan malformaciones en el feto. El riesgo de transmisión del VPH durante el parto es extremadamente bajo. Por ello, la presencia de condilomas genitales durante la gestación no se considera motivo de cesárea, salvo que su tamaño sea tal que obstruya el canal del parto o si se considera que el parto por vía vaginal puede provocar un sangrado excesivo.

La Transmisión

La infección por el VPH se transmite mediante el contacto directo con la piel o las mucosas. No todas las infecciones VPH presentan lesiones visibles (infección subclínica). Es decir, hay personas infectadas por el virus que no presentan ninguna lesión pero son potenciales transmisores del VPH.

La aparición de condilomas no se produce inmediatamente después del contacto con el VPH. Generalmente existe un periodo de latencia entre la adquisición de la infección y el desarrollo de lesiones de 3-8 semanas. La principal vía de transmisión es el coito vaginal o anal. Otras vías menos frecuentes son el contacto digital-genital y oral-genital. No existe evidencia de la transmisión de los condilomas a través de objetos sexuales o por compartir ropa de baño.

¿Cómo evitarlos?

El preservativo como método anticonceptivo de barrera es el más recomendable para prevenir la transmisión del VPH y los condilomas. A pesar de ello, su utilización no ofrece una protección total ya que éste no cubre todas las zonas del área genital que entran en contacto durante una relación sexual.

Las vacunas frente al VPH son preventivas, su máxima eficacia se obtiene en las mujeres que todavía no han contactado con estos virus.

Tratamiento Láser

Los condilomas y verrugas genitales pueden tratarse con ablación con láser con el cabezal de corte en una única sesión.

Compartir
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp
Entradas Relacionadas

Categorías

Artículos Recientes